El monacato femenino medieval a través de los monasterios de Barría y Quejana

por | Ago 7, 2020 | Blog, Mujeres y Edad Media

Las características del monacato femenino medieval (al igual que las del masculino) no son homogéneas. Ciertamente, cada casa se adscribía a una orden concreta (San Benito, Císter, Predicadores o Santa Clara), cuyo surgimiento respondió a distintas realidades y cuya evolución presentó ciertas especificidades. No era lo mismo integrarse en la orden cisterciense, que permitía a sus abadesas disponer de importantes atribuciones en la gestión patrimonial, que en la de los dominicos, quienes ejercieron un control más férreo sobre sus homónimas femeninas. Por tanto, voy a centrarme en presentar los rasgos generales del monacato femenino medieval tomando como ejemplo dos de los tres centros alaveses femeninos de época medieval: el monasterio de San Juan de Quejana (dominico), sito en Ayala, y el de Santa María de Barría (cisterciense), ubicado en la Llanada Alavesa.

San Juan de Quejana

Santa María de Barría

La sociedad medieval aceptaba la entrada en religión como una salida digna y apropiada para las mujeres. Sin embargo, la toma de hábitos no era un recurso accesible para todas, pues las instituciones monásticas solicitaban el pago de una dote (o legítima), entregada en bienes muebles o en metálico, para poder ingresar en ellas. Aunque es cierto que ese aporte era más modesto y asequible que el necesario para concertar un matrimonio, sobre todo tras el proceso de encarecimiento que sufrió la dote a lo largo del siglo XV, era inalcanzable para las mujeres de las capas sociales inferiores.

Esa legítima solía ser administrada por las religiosas hasta su muerte, momento a partir del cual se incorporaba plenamente al patrimonio monástico. Esta realidad se constata tanto en el monasterio de San Juan de Quejana como en el de Santa María de Barría. Las informaciones conservadas atestiguan que las religiosas, a título individual, percibían rentas, efectuaban compraventas y permutas o se responsabilizaban de la defensa de sus bienes. Entre otros motivos, éste determinó que las integrantes de pocos recursos padecieran mayores dificultades para subsistir, generándose situaciones de desigualdad intramuros. Por eso, algunos testamentos intentaron paliar esas diferencias. Así lo hizo Constanza de Ayala en 1472, cuando ordenó vestir “seys monjas en Quexana, de las más pobres, e sean en eleçión de la Priora” [i].

Por tanto, la entrada en religión era una salida especialmente dirigida a las mujeres pertenecientes a los altos estratos sociales: la aristocracia y la burguesía. De hecho, la costumbre de enviar a las hijas a instituciones monásticas estaba muy arraigada entre estos linajes. Los Guevara del siglo XV, por ejemplo, se decantaron por el monasterio cisterciense de Santa María de Barría, que había entrado en su órbita de influencia en este periodo. Una de sus integrantes más reconocidas fue Mencía de Guevara, hermana del señor de Oñate, que accedió al cargo abacial a mediados del siglo XV y permaneció en él durante al menos 30 años. 

A este respecto, conviene remarcar que los linajes de la nobleza establecieron una fuerte relación con algunas de estas instituciones, fundándolas, promocionándolas, financiándolas y protegiéndolas. El monasterio de Quejana, surgido al amparo de los Ayala, es un claro exponente de esta realidad. Su desarrollo histórico se encuentra estrechamente vinculado con la evolución de las relaciones establecidas entre la institución señorial y la monástica. Es decir, la prosperidad de Quejana era consecuencia directa del amparo que le proporcionaban los señores del territorio, sus patronos. Sin embargo, la salvaguarda del monasterio de Barría osciló entre diversos linajes que obtuvieron la titularidad sobre el lugar en que se asentaba. A consecuencia de ello, siempre se encontró en una situación de vulnerabilidad, siendo la mención a la pobreza del centro una constante entre su documentación.

Sepulcro de Leonor de Guzmán y Pedro López de Ayala en Quejana.

En este contexto, la inserción de las mujeres del linaje en el claustro y su ascenso a los altos cargos de la jerarquía monástica era uno de los principales objetivos de estos linajes, pues les permitía controlar estas instituciones. Así, conseguían reproducir en estos espacios las dinámicas sociales de sus grupos: controlaban las profesiones, administraban la economía monástica y promovían el ascenso de mujeres de sus clientelas, entre otras. En el monasterio de Quejana se aprecia con cierta nitidez la entrada y promoción de mujeres integrantes de linajes afines. Varias mujeres de los linajes de Sojo y Aldama, dos de los linajes más destacados al servicio de los Ayala, que ostentaron oficios en el señorío, tomaron los hábitos en Quejana. Mientras que las dos hijas de Ruy Díaz de Ayala, constructor que trabajaba al servicio de los Ayala bajo el mandato de García López de Ayala, alcanzaron el priorato, el cargo de mayor relevancia de las instituciones femeninas integradas en la orden de Santo Domingo.

Además, la confianza que la aristocracia depositaba en estos cenobios era tal que a veces también se asignaba a estas instituciones labores de custodia de las mujeres hasta que alcanzaban la edad de contraer matrimonio. Así sucedió al menos en el monasterio de Barría a mediados del siglo XV, donde ingresaron las hijas naturales de Pedro Vélez de Guevara:

“Otrosy mando que a mis fijas donna Costança e Ynés e Ysabel e Urraca del monesterio Barria, que les sean dados de mis bienes e rentas mejor parados para sus casamientos lo que fallaren los dichos Pero Lópes, mi tyo, e mi sennora donna Costança de Ayala mi madre”[i].

En lo que se refiere a la comunidad monástica, se integraba principalmente por mujeres que habían ingresado a una edad temprana, aunque también hay noticia de la entrada de viudas. Para el caso de Quejana, por ejemplo, se ha constatado el acceso de niñas en edades comprendidas entre los cinco y los diez años. Su entrada en religión requería ofrecer una mínima formación a las novicias que les permitiera ejercer correctamente sus labores litúrgicas. Evidentemente, no podemos obviar que la principal actividad de las religiosas era la oración, el ruego en favor de las almas de los difuntos dotadores y de su salvación, así como el culto a las reliquias e imágenes. No obstante, esto no impedía que dedicaran parte de su tiempo al trabajo manual, fundamentalmente, al hilado.

Detalle del sepulcro de Urraca Díaz de Haro en el monasterio de Cañas.

En general, su formación radicaba en la adquisición de una serie de nociones básicas en latín. Asimismo, se les enseñaba, cuando menos, a firmar con su nombre. En el caso de las dominicas, además, las Constituciones de la orden asignaban un tiempo diario para el estudio. Este hecho, combinado con la existencia de una biblioteca intramuros nutrida por el linaje de Ayala, nos indica que muy probablemente las monjas de Quejana fueron letradas. Esta no es una cuestión baladí, pues el grado de analfabetismo de la sociedad medieval era muy elevado, especialmente entre las mujeres. Paralelamente, la necesidad de administrar correctamente el patrimonio de la institución facilitaba que las monjas que accedían a los altos cargos de la jerarquía monástica adquiriesen conocimientos adicionales en materia jurídica y política, que les permitiera defender sus intereses.

El último elemento característico del monacato femenino es la clausura a la que se encontraban sometidas. Se trata de un factor limitador, que exigía la intervención de personas ajenas a la comunidad femenina. La gestión patrimonial requería el desempeño de ciertas actividades extramuros que ellas mismas no estaban autorizadas a realizar. Por tanto, era usual el nombramiento de procuradores y/o mayordomos, que podían ser seglares o religiosos. Al mismo tiempo, la correcta atención espiritual, tanto de las monjas como de los parroquianos adscritos a la iglesia monasterial, favorecía la incorporación de clérigos que asumieran la cura de almas y capellanes que atendieran las capellanías instituidas por los dotadores. Todos estos individuos podían formar una comunidad masculina dentro del claustro monástico, lo que era muy frecuente en las casas dominicas y está bien documentado en Quejana, o participar eventualmente en los asuntos que se les asignaban.

San Juan de Quejana

A modo de conclusión, quiero señalar las dificultades de abordar la vida intramuros de estos cenobios. En estas líneas, he intentado sintetizar las características generales del monacato femenino medieval alavés, bien conocidas en aquellos asuntos que afectan al vínculo creado con la nobleza territorial. No obstante, la vida privada presenta mayores dificultades, que habitualmente paliamos recurriendo a los instrumentos normativos de las órdenes. Por ello, el conocimiento de la forma de vida intramuros arroja una visión distorsionada de la misma, sólo matizada por algunos testimonios indirectos. El problema radica en el silencio documental, la ausencia de textos que recojan las visitas realizadas por los prelados monásticos, por ejemplo. Este silencio queda roto por un único testimonio que da noticia de las modificaciones introducidas en el monasterio de Barría al hilo de la reforma observante promocionada por la reina Isabel, y que implicó una mayor rigurosidad en el cumplimiento de la regla benedictina.

Notas:

[i] Ayerbe, M.ª R., Historia del Condado de Oñate y Señorío de los Guevara (siglos XIV-XVI). Aportación al estudio del régimen señorial de Castilla. Documentos, San Sebastián, Diputación Foral de Guipúzcoa, 1985, vol. 2, p. 169.

[i] Ibidem, p. 131.

Breve bibliografía:

  • Cavero Domínguez, G., “El monasterio medieval, sede de solar nobiliario y refugio de mujeres de la aristocracia”, en García de Cortázar, J. Á. y Teja, R. (coords.), Monasterios y nobles en la España del románico: entre la devoción y la estrategia, Palencia, 2013, pp. 97-135.
  • Coelho Nascimento, M.ª F., “Casadas con Dios. Linajes femeninos y monacato en los siglos XII y XIII”, en Morant, I., (coord.), Historia de las mujeres en España y América Latina. De la prehistoria a la Edad Media, Madrid, 2005, vol. 1, pp. 693-712.
  • Graña Cid, M.ª M., Religiosas y ciudades. La espiritualidad femenina en la construcción sociopolítica urbana bajomedieval (Córdoba, siglos XIII-XVI), Córdoba, 2010.
  • Mariño Veiras, M.ª D., “La influencia espiritual, fiscal y financiera en la economía de los monasterios de la rama femenina del Císter en los reinos de León y Castilla (1160-1260)”, en García de Cortázar, J.A. y Teja, R. (coord.), Monasterios cistercienses en la España medieval, 2008, pp. 115-136.
  • Paz Moro, A., El monasterio de Barría. Historia y documentos (1232-1524), Bilbao, 2013.
  • Paz Moro, A., San Juan de Quejana, un monasterio familiar de dominicas en el valle alavés de Ayala (1378-1525). Sus vínculos con el linaje de Ayala, Bilbao, 2017.
  • Pérez-Embid, F. J., “El Císter femenino en Castilla y León: la formación de los dominios (siglos XII-XIII)”, En la España medieval, 9 (1986), pp. 761-796.
  • Pérez Vidal, M., “Uniformitas vs diversitas en los monasterios femeninos de la Orden de Predicadores en Castilla (siglos XIII-XV)”, Territorio, sociedad y poder, 8 (2013), pp. 133-152.
  • Portilla, M., Quejana, solar de los Ayala, Vitoria, 1983.
  • Portilla, M. J., Barría: ayer y hoy de un Monasterio, Vitoria-Gasteiz, 1986.

Suscríbete a nuestra lista de correo

Para recibir correos electrónicos con las novedades de Álava Medieval, rellena el formulario hacienco click aquí.

¡Te has suscrito correctamente!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Más información

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión). La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas. Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador– alavamedieval.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra. ¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web? - Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales. - Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc. - Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos. Cookies de terceros: La Web de alavamedieval.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de XXXXX, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet. En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

Cerrar