Iglesia de San Martín de Tours en Gazeta

Gazeta fue un lugar próspero en el Medievo, a juzgar por la calidad de su iglesia de planta románica tardía y también por la presencia en este lugar del linaje de los Gaona, nobles que dominaban gran parte de la Llanada Oriental. De hecho, se sabe que aquí tenían una torre defensiva, de la que hoy en día nada queda. No eran muchos sus habitantes, pero éstos debían poseer gran riqueza, lo que explicaría la originalidad de su iglesia. Es un edificio del siglo XIII avanzado, dedicado a San Martín de Tours, advocación muy típica de los Caminos de Santiago. Aunque la portada se encontraba cubierta en parte por la casa cural del siglo XVIII y esto dañó ligeramente la parte superior de las arquivoltas, hoy esta casa se ha retirado para liberar la portada y se puede apreciar la calidad de su ornamentación vegetal, que anuncia el naturalismo del gótico, aunque también podemos percibir características más propias del románico, especialmente en los capiteles.

San Martín de Tours en Gazeta

Salida desde la oficina de turismo de Vitoria-Gasteiz

Las arquivoltas tienen una exuberante decoración vegetal en la que destacan las hojas de acanto y sobre todo los eguzkilore que recorren la arquivolta exterior. Los eguzkilore son una planta autóctona, muy típica como elemento decorativo una vez seca, y que podremos encontrar incluso a día de hoy en las puertas de las casas, dado que se considera tradicionalmente que es una flor protectora y que aleja a los malos espíritus de las viviendas. Agazapado entre la vegetación podemos ver también un dinámico felino que acecha sobre uno de los capiteles, en el arranque de los arcos. Éstos poseen también decoración vegetal, con la particularidad de que en el lado derecho se puede apreciar un mascarón de ojos almendrados escondido entre la maleza.

En el interior destaca, en los capiteles del ábside, las estilizadas imágenes del tetramorfos, es decir, de los cuatro evangelistas con cuerpo humano y con testa de animal (Mateo con cabeza humana, Marcos de león, Lucas de buey y Juan de águila). Se encuentran distribuidos en parejas flanqueando el altar y su factura invita a relacionarlos con el tetramorfos hallado en Armentia o con el del navarro monasterio de Irache.

En cuanto al exterior, de la colección de canecillos decorados que tuvo que tener únicamente nos quedan dos en la esquina izquierda del pórtico, que representan dos cabezas de animal: una cabra y un felino.