Ermita de Andra Mari de Ullíbarri-Arana

La presencia romana es destacada en el valle de Arana y existen algunos restos arqueológicos que así lo ratifican, dado que ya, durante la romanización, fue un lugar de tránsito ineludible. Por ello el rey Alfonso X el Sabio de Castilla, siendo consciente de su importancia, otorgó fuero de población a la villa de Contrasta, incluyendo también Ullíbarri y Alda. A pesar de su carácter de villa realenga, las luchas de linajes de la Baja Edad Media hicieron mella en este valle y la familia de los Lazcano pasó a dominar Ullíbarri, trasladando su residencia en Contrasta para construir un palacio en la nueva ubicación.

Ermita de Andra Mari de Ullíbarri-Arana

Salida desde la oficina de turismo de Vitoria-Gasteiz

La ermita que se puede contemplar hoy en día, alejada de la población, ha variado en diversas ocasiones su advocación, aunque siempre ha sido mariana. En la actualidad está dedicada a Andra Mari, una forma genérica de denominar a la Virgen María en el País Vasco. Pero se sabe que anteriormente estuvo dedicada a Nuestra Señora del Prado y más tarde a la advocación toponímica de Nuestra Señora de Bengolarrea.

De la ermita destaca al exterior su buena sillería y su volumen a dos alturas: la correspondiente a la nave, de mayor altura y rectangular, y la de la cabecera, más baja y semicircular. En los muros se aprecian varios retoques que han variado su aspecto medieval. La portada es sobria y carece de decoración salvo por el sobrearco con ajedrezado. En el exterior, a ambos lados de la puerta, hay unas basas de columna, probablemente prerrománicas, decoradas con hojas muy planas. Existe otra puerta abierta en el muro oeste, hoy en día tapiada y abierta de forma tardía, en la que se puede apreciar una cruz flordelisada.

El interior, igualmente sobrio, muestra restos de policromía donde se puede apreciar un despiece en rojo y unas grecas festoneadas que delimitan los espacios. En el centro aún se aprecian dos jarrones con tallos y flores que picotean unas aves, donde se puede leer IHS, con una cruz flordelisada sobre la H rodeada por tres corazones. Sobre estas policromías se pueden distinguir restos de pinturas posteriores.